Deje de pensar en el cigarrillo

Cuando se sienten ansias fuertes de fumar, es fácil olvidarse de los beneficios de dejar el cigarrillo. Su mente se auto engaña cuando su cuerpo pide un cigarrillo. De repente es muy difícil pensar con claridad, se evaporan todas las razones por las cuales quiere dejar el cigarrillo, y éstas son sustituidas por pensamientos que lo incitan a fumar. Pero usted lo sabe, no existe ninguna buena razón para fumar. Así que cuando usted encuentra una razón para fumar es probable que haya dejado de pensar con claridad, y se puede decir que sus pensamientos se “han llenado de humo.”

Reconocer que esto está ocurriendo es la clave para enfrentar el problema. Tener estos pensamientos no quiere decir que corre el riesgo de fracasar su intento de dejar de fumar, pero sí debe combatirlos. Vea la lista que aparece más abajo. ¿Alguna vez ha tenido estos pensamientos? Si la respuesta es afirmativa, quiere decir que en algún momento ha dejado de pensar con claridad. Con la práctica, la próxima vez estará preparado para combatir estos pensamientos.

Justificaciones y Realidades

Justificaciones Realidades
Sólo necesito un cigarrillo para que se me quiten las ansias. Las ansias van disminuyendo y son menos frecuentes cada día que no fumo. Un solo cigarrillo alimenta las ansias y las hace más fuertes.
Ha sido un día largo; me merezco un cigarrillo. Merezco una recompensa después de un día largo, pero hay mejores recompensas que un cigarrillo. Mi comida favorita, una película cómica o una ducha caliente ayudarán a relajarme sin arruinar mi intento de dejar de fumar.
Las ansias de fumar son muy fuertes; ya no aguanto. Incluso las ansias más fuertes duran menos de 3 minutos. Fume o no, las ansias van a desaparecer, y si fumo ahora, después será más difícil dejar de fumar. Puedo hacer otra cosa – lo que sea – hasta que deje de sentir las ansias.
Lo eché a perder; me fumé un cigarrillo. Así que de una vez me fumo toda la cajetilla. Sigo aprendiendo a vivir sin el cigarrillo. Es normal que me equivoque. Pero no debo fumarme el próximo cigarrillo. Puedo aprender de este error y seguir adelante.
No puedo soportar la posibilidad de no volver a fumar por el resto de mi vida. Sólo tengo que preocuparme por el ahora. Dejar de fumar toma tiempo. Solo tendré que esperar al mañana.
Estoy de muy mal humor sin mis cigarrillos, así que si fumo, les estoy haciendo un favor a mis parientes y amigos. Mis amigos y parientes me quieren y saben que el mejor regalo que puedo darles es dejar de fumar ahora. Malhumorado o no, a nadie le hago un favor si vuelvo a fumar.
Me siento muy bien, de manera que un solo cigarrillo no puede perjudicarme. No me he fumado un solo cigarrillo. Un cigarrillo siempre conduce al próximo. No quiero retroceder en el camino recorrido fumándome un cigarrillo ahora.
Es muy difícil dejar de fumar, no lo puedo hacer. Dejar de fumar y alejarse del cigarrillo es difícil, pero no es imposible. Cerca de cuarenta millones de personas en los Estados Unidos han dejado el cigarrillo. Si otras personas pueden hacerlo, yo también. Es algo muy importante como para darme por vencido.
He fumado por tanto tiempo que ya no vale la pena dejar de fumar. No importa cuánto tiempo haya fumado, mi cuerpo se beneficiará si dejo de fumar. Mi recuperación empezará de inmediato, y en poco tiempo me sentiré más sano y me veré mejor.
Conozco a personas que fumaron toda su vida y nunca se enfermaron. Es cierto que hay personas con suerte. Pero no hay manera de saber si yo seré una de esas personas, y no pienso arriesgar mi vida averiguándolo. La única opción segura es dejar de fumar ahora.
Ya reduje mi consumo de cigarrillos a un nivel aceptable. Tratándose de cigarrillos, no hay un nivel aceptable para fumar. Fumar menos es un buen primer paso, pero hay muchos más beneficios cuando dejo de fumar totalmente. Además, cada cigarrillo que fumo alimenta mi hábito y hace más difícil que deje de fumar.

A continuación: Enfóquese en dejar de fumar Tema siguiente