Proteja a su familia

La Oficina del Director Nacional de Salud de los Estados Unidos (Surgeon General u OSG por sus siglas en inglés) ha manifestado que la prohibición del cigarrillo en los espacios interiores es la única manera de proteger a los no fumadores para que no respiren el humo de segunda mano. Separar a los fumadores de los no fumadores (práctica que realizan los restaurantes), limpiar el aire y ventilar edificios no elimina por completo el riesgo de exponerse al humo de segunda mano.

Cómo puede proteger a su familia del humo de segunda mano

Tome estas precauciones para proteger la salud de sus hijos:

  • No permita que fumen cerca de su hijo.
  • No fume o no deje que otros fumen en su auto o en su casa.
  • Contrate niñeras o personas encargadas de cuidar de sus hijos que no fumen.
  • No coma en restaurantes que permiten el cigarrillo.
  • No lleve a su hijo a lugares públicos cubiertos donde se permita fumar.
  • Enseñe a los niños a alejarse del humo de segunda mano.

Elimine el humo de su casa

Uno de los pasos más importantes que puede seguir para proteger su salud y la de sus hijos es eliminar el humo de su propia casa.

Los niños respiran más humo de segunda mano en casa que en cualquier otro lugar. La casa también es el lugar donde los adultos están más expuestos al humo de segunda mano, pero al establecer reglas para no fumar en casa y en el auto se disminuye este riesgo. Estas reglas también ayudan a los fumadores a dejar el cigarrillo y reducen el riesgo de que los adolescentes empiecen a fumar.

Si usted es fumador, dejar el cigarrillo es la mejor manera de proteger a su familia del humo de segunda mano. Pero mientras tanto, proteja a su familia eliminando el humo de su auto y su casa, y fume fuera de la vivienda. Las reglas para prohibir el cigarrillo en casa pueden ayudarle a dejar el cigarrillo.

A continuación: Cuestionario sobre el humo de segunda mano Tema siguiente